Inicio Artículos periodísticos ámbito literario - Cultura Participación en instituciones Acerca de Miguel Culaciati Noticias Contacto
Noticias

INTENDENTE CULACIATI - Aclaraciones necesarias

Imagen

INTENDENTE CULACIATI  Aclaraciones necesarias

Como en más de una docena de oportunidades, el decano de la prensa argentina publicó el día 5 de Septiembre un suplemento dedicado a mi abuelo Miguel, por dos veces intendente de la ciudad.  Será la primera vez que me veo obligado a llevar adelante una nota de estas características, obligado por inexactitudes y cierta visión sesgada que trasluce.

El mencionado suplemento detalla, como en otras oportunidades, obras y logros muy conocidos respecto a su gestión, cuestión que como familiar agradezco resalten una vez más. Pero deseo destacar con toda firmeza que incurre en apreciaciones tendenciosas y que, en varias líneas, no se ajustan a los sucesos históricos tal cual sucedieron.

Sólo como ejemplos aclaro:

a) Que mi abuelo no "murió a los 82 años", sino a los 90. (1879 / 1970) en Buenos Aires y, según su pedido, trasladados sus restos al panteón familiar del Cementerio El Salvador, donde está incluido en el “Paseo de los Ilustres” a partir del acto promovido por la Municipalidad, llevado a cabo el 12 de Junio de 2007 ( Intendente Ing. Miguel Lifschitz) rezando la placa “La ciudad de Rosario a la memoria del Dr. Miguel Culaciati en agradecimiento por su destacada labor como Diputado Nacional, Intendente de la ciudad y Presidente Comisión Monumento a la Bandera”  .

b) Tampoco que "su principal actuación pública se situó en la etapa del llamado fraude patriótico". Mi abuelo Miguel, siendo apenas un adolescente, participó junto a su hermano mayor Angel en las revoluciones radicales de fines de siglo XIX y principios del XX, las de Leandro Alem, Lisandro De la Torre,  Irigoyen y otros, donde literalmente se jugaban la vida por lograr la evolución del sistema político hacia una democracia y república plenas. Aparte, sí como el mismo escrito refiere, "el fraude patriótico" comienza circa 1930, debo informar que mi abuelo ya tiene actuación pública destacada como diputado provincial (1912) y como Intendente en 1915.  Asimismo su posición republicana le trajo inconvenientes y enemigos dentro de la llamada “Concordancia” donde participaba como integrante del radicalismo antipersonalista, el de Alvear, dispongo documentación.  Y como dato de color aporto también que entre los “tesoros históricos” que más apreciaba y custodiaba mi abuelo se contaban tres  banderas históricas de esa “Unión Cívica” guardadas celosamente durante décadas en cajas de madera. Dos de ellas recientemente las he donado a una Institución educativa de la ciudad.

c) Tampoco es cierto que, como expresa el suplemento in fine, que mi abuelo haya asistido a la inauguración del Monumento a la Bandera "por verlo bajo otra dictadura militar como la que le diera origen 27 años antes", afirmación ridícula y tendenciosa. Mi abuelo asistió junto a decenas de miles de rosarinos a la inauguración de nuestro querido Monumento en 1957, invitado por la autoridad momento, en su carácter de primer Presidente de la Comisión, (integrada desde su inicio en 1937 por destacadísimos rosarinos).  Bajo su Presidencia  1937 / 1943 y a partir del constante trabajo y presión por parte de la Comisión se dio real y concreto impulso a la obra, asignándose recursos voluminosos y voluntad política al efecto.  Y, es justamente un  golpe militar, el pro nazi del 4 de junio de 1943, que termina con la actuación de mi abuelo y la comisión, cuando el concurso estaba terminado y la obra comenzada...  Si lo hubiese invitado Frondizi o Perón o quien sea, hubiera concurrido igualmente como patriota y por ser el Monumento un símbolo que, como la bandera misma, debe ampararnos a todos los argentinos.

d) Habla del pavimento de Fisherton "de excelente calidad" e insinúa que lo hizo solo para que se llegara al Jockey Club. Un acierto y un error: es verdad que el pavimento fue de excelente calidad, tanto es así que es el que aún transitan los habitantes de los barrios, más de ochenta años después. Pero erra al insinuar que se privilegió al Jockey Club. Si se estudian las obras realizadas resulta contundente que  no se privilegió a grupo de poder alguno, el desarrollo fue parejo con todos los demás barrios: Alberdi, Barrio Belgrano, Tiro Suizo, centro, Fisherton,  etc. etc -Dispongo del detalle de: cuadras pavimentadas, zonas beneficiadas, recursos exactos asignados y hasta nómina de empresas y personal a cargo participantes. Lo pongo a disposición. El no distinguía entre obras "para la burguesía o los trabajadores" al contrario, como hijo de inmigrantes, permanentemente alentaba e interactuaba con las vecinales de las zonas más necesitadas para apoyar su progreso. (Dispongo de 149 cartas de vecinales e instituciones agradeciendo al finalizar su gestión).

Resulta evidente el empeño de quienes escriben el suplemento de empañar su trayectoria vinculándolo a una "trampa ilustrada" (sic)  y cuestiones de política nacional.  Desde las diferentes perspectivas políticas su figura fue siempre respetada . Cito a  manera de ejemplo, entre centenares de documentos que dispongo, las palabras del Intendente, Profesor Rodolfo Ruggeri del justicialismo (1973 / 1976)  “Su gestión en Rosario fue altamente fructífera y ello se puso de relieve en las distintas obras públicas con que cuenta Rosario en contraste con lo poco realizado en los últimos tiempos… No encontramos en la población -agregó- gentes que nos hablen de muchos intendentes a los que ella recuerde con tanto cariño. Esto significa para quienes han de sucedernos, un ejemplo, esta ciudad sería un jardín en lugar de encontrarse en la situación desastrosa en que se halla. Por mi parte, siento el deseo de imitar aquella laboriosidad, aquel sentimiento y aquella honradez, tratando de honrar la función pública como el la honró, y realizando, dentro de las posibilidades económicas actuales con dinamismo similar”.  Ruggeri evidentemente estaba en una posición política con la cual mi abuelo tenía grandes diferencias,  pero estaban unidos por ser argentinos de buena fe, hacedores que amaban su patria. También hubo homenajes por parte intendentes de origen demócrata progresista, radicales como Usandizaga, socialistas como Lifschitz, Binner, etc.  Por tanto y sorpresivamente debo hacer llegar estas líneas a un medio que en infinidad de ocasiones, que no cito por no abrumar, reconoció su labor.

Para finalizar, por supuesto que mi abuelo no fue perfecto, fue un ser humano más con sus luces y sus sombras como cualquier otro, pero eso sí:  AMÖ A ROSARIO, y así me hablaba de la ciudad, emocionado hasta las lágrimas cuando yo era niño, contándome anécdotas de cada obra / sueño realizado. Cómo había luchado junto a otros hombres y mujeres para lograrlo, cuando Rosario no contaba con ningún tipo de lobby a nivel nacional. Como se logró el inicio del Monumento a la Bandera, los accesos a la ciudad,,, Como entusiasmaba a la familias prósperas de la época para que donaran en la idea de que Rosario era "la casa de todos" y cómo con cada barrio iban plasmando las obras y condiciones para que quienes llegaran a Rosario pudieran cumplir sus sueños de prosperidad y felicidad familiar, en el marco de una sociedad justa, previsible y con dinámica social.

En la función pública simplemente no olvidó cuestiones básicas: pensar más en dar que en recibir y  y dejar una ciudad mejor a la recibida.

Miguel J. Culaciati (ñ)

DNI 17.276.202

> volver

Inicio | Participación en Instituciones | Artículos Periodísticos | Ambito Literario - Cultura | Acerca de Miguel Culaciati | Noticias | Contacto
Miguel Culaciati - Ciudad de Rosario - Provincia de Santa Fe - República Argentina - culaciati@arnet.com.ar - www.miguelculaciati.com.ar
Optimizado para los navegadores: Navegadores - Diseño Web Rosario - Rosario Diseño Web