Inicio Artículos periodísticos ámbito literario - Cultura Participación en instituciones Acerca de Miguel Culaciati Noticias Contacto
Ámbito literario - Cultura

Prólogo CUANDO CAE LA TARDE de Jenny Cabrera

Imagen

Jenny Cabrera vive tan intensamente como escribe. Escribe tan intensamente como vive. Porque en ella escritura y vida transitan los mismos senderos, los mismos anhelos, las mismas pasiones. Ella siente hasta los huesos, no se guarda nada. Lucha, triunfa, es vencida, vuelve a levantarse y a pelear para redimir belleza y esperanza en medio de tanta injusticia, de tanta miseria. Ella llega con “el lila que vence los más grandes miedos” luego de haber “llorado treinta y cinco (o mil) lunas” reconociéndose una sobreviviente a la ira de los cielos. Ella es poeta pero ante todo una guerrera, una luchadora y su poesía está atravesada por esa actitud de vida audaz y resiliente. Trama sus textos a partir de sentires muchas veces lacerantes pero a la vez paridores de nuevas palabras y nuevos colores donde encontrar asilo y argumento. “Tejemos sentimientos con delicados hilos / cortamos la distancia / de intrincados ovillos / corremos al abrazo / y nos transformamos / en duendes, hadas, niños “ Su escritura transparenta un crecimiento interior, una búsqueda qué tiene como ventura haber encontrado una senda clara y un destino definido. Y así caminar sus pasos/versos resulta un viaje efectivo y disfrutable para el lector. Jenny elige correr los riesgos obstinadamente, plantándose lúcida y consciente ante el “Dolor y más dolor / Dolor en el recuerdo / dolor en la esperanza” Elige permanecer valientemente sensible y ha desarrollado la poco frecuente virtud de plasmar con delicadeza esos sentires. Preñada de milagros va pariendo vida, llegando a todos los confines en un grito silencioso. Ella habita los utópicos senderos y a medida que los transita: crece. Me ha tocado ser feliz testigo de ese ascenso. Como ella es canto y es cóndor y “la palabra le nace hijos” no cabe esperar más que un constante florecimiento en su literatura. Regocija notar como Jenny no cesa de vestirse de colores, de nacer a la vida, hilando destellos y desencantos como si se tratase de un collar de prismas mágicos. La poeta alerta y fecunda atraviesa apogeos y desgarros hasta que encuentra reparo en “Un balcón en el marco del recuerdo / la taza de café humeante / con su pequeña danza / que me regala un canto nuevo “ Y así “espera a ser fruto de nuevo “. No hay tropiezo que le quite la sonrisa. No hay derrota que le quite la esperanza. Que nada la mueva de su casa: la poesía. Esa casa que luce cada día mejores vistas, más bellos jardines y balcones hacia la utopía que nos hace caminar. Arriar banderas no es justamente un hábito en esta poeta: “Milagriar un día de la semana / transformarlo en domingo luminoso “ y “ ver cómo nace una historia en mi camino”. Ella nuevamente: vence. Jenny constantemente retorna a las raíces pero no para simplemente ovillarse en ellas sino para beber de esa savia y dar el paso hacia adelante nutrida en ese humus de contundente lírica colombiana. Quedan gentilmente invitados entonces a navegar por los mares de estas letras que nutren, que iluminan. Quién sino ella. Son tiempos donde este tipo de guerreras se hacen absolutamente indispensables. Con Jenny la poesía “fue nuestro primer encuentro / y seguimos (y seguiremos) encontrándonos “, qué duda cabe, porque “Somos brotes nutridos / en un mismo cuenco / alegría y dolor aunados “ Y porque nunca será inútil la palabra.

MIGUEL CULACIATI Junio 2018 ---

> volver

Inicio | Participación en Instituciones | Artículos Periodísticos | Ambito Literario - Cultura | Acerca de Miguel Culaciati | Noticias | Contacto
Miguel Culaciati - Ciudad de Rosario - Provincia de Santa Fe - República Argentina - culaciati@arnet.com.ar - www.miguelculaciati.com.ar
Optimizado para los navegadores: Navegadores - Diseño Web Rosario - Rosario Diseño Web