Inicio Artículos periodísticos ámbito literario - Cultura Participación en instituciones Acerca de Miguel Culaciati Noticias Contacto
Artículos periodísticos

Celebrar Rosario

Imagen

Celebrar Rosario

Un parque como el Independencia proyectado por el francés Carlos Thays, inaugurado en 1902 y hoy con sus más de cien hectáreas. Otros hermosamente diseñados como el Urquiza, el Alem. Más reciente el Complejo Cultural Parque de España (1992). Museos de primer nivel como el de Bellas Artes Juan B. Castagnino (donado en 1937 y complementado con el MACRO en 2004), el de Arte Decorativo Firma y Odilo Estévez (donado en 1964), el Histórico Provincial (de 1939, basada gran parte de su colección en sucesivas donaciones) Una maternidad como la Martin (donada su estructura inicial en 1939). Teatros como el bellísimo “El Círculo” salvado a sólo días de su demolición en 1943 por un grupo de rosarinos amantes del arte, el Auditorio Fundación Astengo (antiguo Odeón), el Broadway. Nuestro gran símbolo por excelencia: el querido Monumento a la Bandera y su magnífica imponencia (1937/1957). Generaciones de rosarinos lucharon perseverantemente por su erección y finalmente en 1997 complementado por el Pasaje Juramento y las esculturas de Lola Mora. Arquitectura de excelencia a nivel mundial como la que se puede disfrutar por ejemplo en la zona de Córdoba y Corrientes con la Bolsa de Comercio (1929 ) , el edificio La Agrícola (1906), el Palacio Minetti (1931), el Molinos Fénix (1929). A un par de cuadras la Casa Fracassi (circa 1920), un poco más allá El Palacio Fuentes (1927), etc. También las elegantes casonas del Boulevard Oroño y las del “Paseo del Siglo” aún en pie y que se salvaron de tantos “urbanicidios” cometidos. Edificios públicos bellos e imponentes como el de la ex Aduana (1938), el del Correo (1937), el Palacio de los Leones (1898). Estaciones o ex estaciones de ferrocarril como las del Ferrocarril Provincial de Santa Fe (1929, hoy terminal de ómnibus) o la del Rosario Central Córdoba sobre el Boulevard 27 de Febrero (1926). El maravilloso marco natural que brinda un río majestuoso como el Paraná y su gigantesco delta, verdadero “pulmón” de la región que merecería ser parque nacional o zona protegida. El Puente – conexión vial Rosario / Victoria imponente obra que quizá no se valore lo suficiente. Una cultura local vastísima y fecunda en literatura, música, teatro, artes plásticas con figuras de las que vale la pena enorgullecerse. Decenas de miles de estudiantes que eligen Rosario cada año para estudiar en las diferentes Universidades públicas y privadas. Decenas de miles de personas que llegan para atenderse en un sistema de salud pública moderno y equipado. El diario decano de la prensa argentina. Gigantes del fútbol nacional como Newells y Central que dieron y seguramente seguirán dando jugadores de elite al mundo. Decenas de otros clubes e Instituciones deportivas, sociales y culturales que dan vida a Rosario, la ciudad “hija de su propio esfuerzo”. a la que nadie le regaló nada. La que tuvo las estructuras burocráticas nacionales y provinciales más veces en contra que a favor y que, con sólo algo más de siglo y medio de vida y sin ser capital de provincia, pelea por ser la segunda en importancia del país. Construida con esfuerzo, generosidad y audacia por sus pioneros. Una ciudad que duplicó su población sucesivamente en breves períodos: 1869 / 1887, 1887 / 1895 y de 1914 a 1926. Inmensamente generosa con los inmigrantes de ayer y los de hoy. Aquí convivieron y conviven ejemplarmente colectividades de todo el mundo. Ciudad solidaria, como quedó demostrado hace poco en la dolorosa tragedia de calle Salta y en tantas inundaciones y momentos duros. Quien lee estas líneas podrá preguntarse porqué escribir esto justo en momentos en que Rosario pasa malos tiempos, asediada por el narcotráfico, la inseguridad, desorientación y falta de cuidado de lo público. Justamente, hacer el ejercicio de apreciar todo lo que sí tenemos, lo que sí se logró, muchas veces con muy pocos medios pero con unión y audacia, pensando la ciudad en grande, puede ayudar. Conocer o repasar lo tan valioso que tenemos quizá sirva para valorar más. Y quien valora quiere y quien quiere cuida. De allí la importancia de la historia local y de enseñarla en las escuelas. Por eso: “en las malas“, celebremos también Rosario, para animarnos a ver otra vez el futuro con visión de grandeza y audacia como en un momento lo hicieron nuestros abuelos y pensando en nuestros hijos. Estimulando al emprendedor y premiando el mérito. Con ese espíritu, con esa creatividad y entrega se transformó un humilde caserío en una urbe orgullo de todos.

Miguel J. Culaciati

> volver

Inicio | Participación en Instituciones | Artículos Periodísticos | Ambito Literario - Cultura | Acerca de Miguel Culaciati | Noticias | Contacto
Miguel Culaciati - Ciudad de Rosario - Provincia de Santa Fe - República Argentina - mickyculaciati@gmail.com - www.miguelculaciati.com.ar
Optimizado para los navegadores: Navegadores - Diseño Web Rosario - Rosario Diseño Web